Como filial de Banque Fédérative du Crédit Mutuel (accionista principal), Crédit Mutuel Asset Management se beneficia de los recursos y la solidez financiera de Crédit Mutuel Alliance Fédérale, grupo mutualista fiel al respeto de sus valores y ética.

La política de remuneración de Crédit Mutuel Asset Management se ajusta a los principios de Crédit Mutuel Alliance Fédérale (véase el sitio web de Banque Fédérative du Crédit Mutuel - Área de inversores - Información financiera/normativa) y cumple los requisitos reglamentarios. Crédit Mutuel Alliance Fédérale ha establecido un comité de remuneración único cuyo ámbito de actuación se extiende al conjunto de sus filiales.

Cabe recordar que la política de remuneración aplicable a los gestores de fondos de inversión debe ajustarse a las directivas 2014/91/UE, de 23 de julio de 2014, (OICVM) y 2011/61/UE, de 8 de junio de 2011, la directiva denominada «AIFM», así como sus textos de transposición.

Proceso operativo

El consejo de administración de Caisse Fédérale de Crédit Mutuel es responsable de la aprobación y cumplimiento de la política de remuneración, y supervisa su aplicación. El consejo de administración adopta y reevalúa periódicamente los principios generales de la política de remuneración que le presenta el comité de remuneración.

El comité de remuneración de Caisse Fédérale de Crédit Mutuel realiza un examen anual de los principios de la política de remuneración y expresa su opinión sobre las propuestas de la dirección general elaboradas tras consultar la evolución de los riesgos y el cumplimiento. Está compuesto por seis administradores, uno de cuales administrador empleado. Además, el comité es asistido por el secretario general, la directora de recursos humanos y el director de riesgos de Crédit Mutuel Alliance Fédérale.

La política de remuneración trata de ajustarse a la estrategia económica, los objetivos, los valores y los intereses de los activos gestionados y a los de los inversores, y consta de medidas para tratar de evitar los conflictos de intereses. Por tanto, esta política de remuneración no alienta una asunción de riesgo inadecuada con respecto a las directrices de la sociedad gestora y las expectativas de los inversores.

Las normas de remuneración están documentadas, especialmente en lo que respecta al proceso de toma de decisiones, la determinación personal identificado y las medidas utilizadas para evitar los conflictos de intereses. Esta remuneración se basa en dos criterios importantes: la rentabilidad del fondo o los fondos gestionados por el empleado y la contribución individual a las actividades de la empresa.

Además, los procesos de inversión y de seguimiento de los riesgos de Crédit Mutuel Asset Management son supervisados por comités ad hoc. En este sentido, todas las gestoras funcionan de acuerdo con el principio de Comités de inversión. Dichos comités se reúnen con la frecuencia que determinan y tienen como objetivo definir, en el marco de la gestión, las asignaciones de activos autorizados. Su actividad de gestión está supervisada, en primer nivel, principalmente por sus superiores tanto por lo que respecta a la inversión como al cumplimiento de los ratios. El control de riesgos, el control permanente y el cumplimiento garantizan asimismo el seguimiento de las posiciones adoptadas y el respeto de los procedimientos internos y reglamentarios.

Por tanto, con este modo de funcionamiento supervisado los gestores solo asumen un riesgo limitado. Además, Crédit Mutuel Asset Management no realiza ninguna gestión con fines especulativos por cuenta propia y, en caso de error, exige el cierre inmediato de las posiciones.

Personal identificado

Crédit Mutuel Asset Management ha identificado a las personas que asumen riesgos según dos criterios:

  • Función y responsabilidad de los actores, para determinar los responsables de asumir riesgo en la sociedad gestora y los OICVM/FIA gestionados.
  • Remuneración, para determinar el personal que, por su retribución, debería asumir riesgo.

 

Se considera que son personal identificado:

  • el director general, los directores generales adjuntos, los responsables a cargo, respectivamente: de las áreas de Gestión, la Dirección jurídica y financiera, la Dirección comercial, la Dirección de riesgos, la Dirección de servicios de apoyo, la Dirección de Recursos Humanos y el Responsable de control interno y de cumplimiento (RCCI);
  • los empleados asignados a las actividades de gestión colectiva de Crédit Mutuel Asset Management: los gestores y el responsable de la mesa de negociación.

Remuneración

Entre el personal identificado de Crédit Mutuel Asset Management, algunos empleados perciben, además de su remuneración fija, primas discrecionales. Se trata principalmente de gestores y de la dirección general. Con el fin de limitar la asunción de riesgos, el procedimiento de remuneración discrecional debe permitir tener en cuenta la rentabilidad y el riesgo. En cualquier caso, la gestión del riesgo, el respeto de los valores éticos y el interés del cliente deben tener prioridad sobre la rentabilidad financiera.

La entidad puede decidir no asignar dichas primas discrecionales si las circunstancias así lo justifican. En particular, tales primas individuales podrán reducirse o incluso suprimirse en determinadas circunstancias, como en caso de perjuicio a los intereses de los clientes o de incumplimiento grave de los principios éticos. El pago de una prima garantizada es excepcional y solo se aplica al contratar a un nuevo miembro de personal, limitándose al primer año.

Las primas discrecionales se pagan en marzo del año siguiente, cuando los resultados del ejercicio están disponibles. Estas primas están limitadas a una cantidad anual unitaria de 100.000 euros y no se abonan de forma escalonada. En el caso de una revisión de la política de remuneración que permita un pago de primas discrecionales superiores a 100.000 euros, Crédit Mutuel Asset Management lo comunicará previamente a la AMF y adaptará su política de remuneración de acuerdo con las directivas de OICVM V y AIFM, previendo, en particular, las condiciones de escalonamiento durante un período mínimo de tres años.